beijin
Casa /Noticias /

Crisis del agua: las personas carecen de agua potable y saneamiento

Crisis del agua: las personas carecen de agua potable y saneamiento

2019-01-08
Con la situación actual, todavía se pueden tomar medidas correctivas para evitar que la crisis empeore. Existe una creciente conciencia de que nuestros recursos de agua dulce son limitados y deben ser protegidos tanto en términos de cantidad como de calidad. Este desafío del agua afecta no solo a la comunidad del agua, sino también a los tomadores de decisiones y a todos los seres humanos. "El agua es un asunto de todos" fue uno de los mensajes clave del II Foro Mundial del Agua.


Ahorro de recursos hídricos.

Cualquiera que sea el uso de agua dulce (agricultura, industria, uso doméstico), es posible un gran ahorro de agua y una mejora en la gestión del agua. Casi en todas partes, el agua se desperdicia, y mientras las personas no se enfrentan a la escasez de agua, creen que el acceso al agua es algo obvio y natural. Con la urbanización y los cambios en el estilo de vida, el consumo de agua está destinado a aumentar. Sin embargo, los cambios en los hábitos alimenticios, por ejemplo, pueden reducir el problema, sabiendo que el cultivo de 1 kg de papas requiere solo 100 litros de agua, mientras que 1 kg de carne de res requiere 13 000 litros.


Mejora del suministro de agua potable.

El agua debe ser reconocida como una gran prioridad. Uno de los principales objetivos del Consejo Mundial del Agua es aumentar la conciencia sobre el tema del agua. Los tomadores de decisiones en todos los niveles deben estar implicados. Uno de los Objetivos de Desarrollo del Milenio es reducir a la mitad, para 2015, la proporción de personas sin acceso sostenible a agua potable y saneamiento. Para ello, se deben tomar varias medidas:

garantizar el derecho al agua;
descentralizar la responsabilidad por el agua;
desarrollar conocimientos a nivel local;
aumentar y mejorar la financiación;
Evaluar y monitorear los recursos hídricos.

Mejora de la cooperación transfronteriza.

En lo que respecta a los conflictos transfronterizos, el desarrollo económico regional y la preservación cultural pueden ser fortalecidos por los estados que cooperan con el agua. En lugar de una tendencia hacia la guerra, la gestión del agua puede verse como una tendencia hacia la cooperación y la paz. Se lanzan muchas iniciativas para evitar las crisis. Se crean compromisos institucionales como en el río Senegal. En 2001, Unesco y Grenn Cross International se unieron para responder a la creciente amenaza de conflictos relacionados con el agua. Lanzaron el programa conjunto De potenciales conflictos a la cooperación para promover la paz en el uso de los cursos de agua transfronterizos, abordando los conflictos y fomentando la cooperación entre los estados y las partes interesadas.


Los recursos hídricos son cada vez más escasos.

Crisis agraria
Aunque la seguridad alimentaria ha aumentado significativamente en los últimos treinta años, las extracciones de agua para riego representan el 66% de las extracciones totales y hasta el 90% en las regiones áridas, el 34% restante es utilizado por los hogares (10%), la industria (20%). %), o evaporado de reservorios (4%). (Fuente: Shiklomanov, 1999)
A medida que aumenta el uso per cápita debido a los cambios en el estilo de vida y también aumenta la población, la proporción de agua para uso humano está aumentando. Esto, junto con las variaciones espaciales y temporales en la disponibilidad de agua, significa que el agua para producir alimentos para el consumo humano, los procesos industriales y todos los demás usos se está volviendo escasa.


Crisis ambiental

Es aún más crítico que un mayor uso de agua por parte de los seres humanos no solo reduzca la cantidad de agua disponible para el desarrollo industrial y agrícola, sino que tenga un efecto profundo en los ecosistemas acuáticos y sus especies dependientes. Los equilibrios ambientales están perturbados y ya no pueden desempeñar su papel regulador.


Un aumento de las tensiones.

A medida que el recurso escasea, las tensiones entre diferentes usuarios pueden intensificarse, tanto a nivel nacional como internacional. Más de 260 cuencas fluviales son compartidas por dos o más países. En ausencia de instituciones y acuerdos fuertes, los cambios dentro de una cuenca pueden llevar a tensiones transfronterizas. Cuando los grandes proyectos proceden sin la colaboración regional, pueden convertirse en un punto de conflicto, aumentando la inestabilidad regional. El Paraná La Plata, el Mar de Aral, el Jordán y el Danubio pueden servir como ejemplos. Debido a la presión sobre el mar de Aral, la mitad de su superficie ha desaparecido, lo que representa 2/3 de su volumen. 36 000 km2 de tierras marineras ahora se recuperan con sal.




El estrés hídrico se debe a un desequilibrio entre el uso del agua y los recursos hídricos. El indicador de estrés hídrico en este mapa mide la proporción de extracción de agua con respecto al total de recursos renovables. Es un índice de criticidad, lo que implica que el estrés hídrico depende de la variabilidad de los recursos. El estrés hídrico provoca el deterioro de los recursos de agua dulce en términos de cantidad (sobreexplotación del acuífero, ríos secos, etc.) y calidad (eutrofización, contaminación de materia orgánica, intrusión salina, etc.) El valor de esta relación de criticidad que indica un alto estrés hídrico se basa en el juicio y la experiencia de los expertos (Alcamo y otros, 1999). Varía entre el 20% para las cuencas con escorrentía altamente variable y el 60% para las cuencas de zonas templadas. En este mapa, tomamos un valor general del 40% para indicar un alto estrés hídrico. Vemos que la situación es heterogénea en todo el mundo.


El concepto de estrés hídrico.

Ya hay más aguas residuales generadas y dispersas hoy que en cualquier otro momento en la historia de nuestro planeta: más de una de cada seis personas no tiene acceso a agua potable, es decir, 1.100 millones de personas, y más de dos de cada seis no tienen la adecuada saneamiento, es decir, 2.600 millones de personas (estimación para 2002, por el JMP OMS / UNICEF, 2004). 3900 niños mueren cada día a causa de enfermedades transmitidas por el agua (OMS 2004). Hay que saber que estas cifras representan solo personas con muy malas condiciones. En realidad, estas cifras deberían ser mucho más altas.



Foto por ADMVB [email protected]


Crisis de agua

Mientras que la población mundial se triplicó en el siglo XX, el uso de recursos hídricos renovables se multiplicó por seis. Dentro de los próximos cincuenta años, la población mundial aumentará en otro 40 a 50%. Este crecimiento de la población, junto con la industrialización y la urbanización, se traducirá en una creciente demanda de agua y tendrá graves consecuencias para el medio ambiente.


La gente carece de agua potable y saneamiento.




 
Deja un mensaje Obtenga una consulta gratis ahora
Amablemente dime los detalles de tus necesidades!